En marcha los trabajos de adecuación previos a los de consolidación y restauración de Puente Mantible

En marcha los trabajos de adecuación previos a los de consolidación y restauración de Puente Mantible

  |   Notas de Prensa   |   Sin comentarios

 

Logroño, 6 de julio de 2021

 

El alcalde de Logroño, Pablo Hermoso de Mendoza, el concejal de Patrimonio y Centro Histórico, Adrián Calonge, y el edil Rubén Antoñanzas han visitado esta mañana los restos logroñeses de Puente Mantible, cuyos trabajos de adecuación previos a los de consolidación y restauración de este Bien de Interés Cultural ya están en marcha.

 

Esta primera intervención supone una labor de limpieza y desbroce perimetral en el entorno de la pila 2, el estribo del puente y el arranque del arco, así como la posterior realización de una plantimetría topográfica a cargo del Servicio Topográfico del Laboratorio de Documentación Geométrica del Patrimonio de la Universidad del País Vasco.

 

Los datos geométricos obtenidos se cotejarán con los recabados por el mismo equipo topográfico en diciembre de 2017, en los meses previos al colapso del arco y a principios del año actual.

 

Tras esta labor de evaluación y análisis se podrán obtener conclusiones científicas precisas respecto a los movimientos recientes de la estructura, que servirán para conocer, de forma exacta, la situación real de la estructura antes de acometer los trabajos de consolidación, restauración y reconstrucción del arco, cuyo expediente de contratación se encuentra actualmente en proceso de licitación siguiendo el calendario administrativo previsto.

 

En función de diferentes factores –técnicos, meteorológicos o el imprevisible comportamiento del río Ebro–, estos trabajos comenzarán a finales del verano y tendrán una duración estimada de diez meses, frente a los seis marcados antes del colapso del arco.

 

La intervención, que antes del colapso del arco tenía un importe máximo de licitación de 703.460,80 euros (IVA incluido), se incrementará hasta los 783.8777,93 euros (IVA incluido), cuantía total con la que no solo se va a reconstruir el arco caído sino que acometerá la totalidad del proyecto de rehabilitación y su difusión.

 

“Pese a las circunstancias que han acaecido en torno a los restos arqueológicos con el colapso del arco el pasado 24 de enero y la licitación del proyecto, la apuesta de este Equipo de Gobierno es que Puente Mantible recupere su esplendor tras años de abandono político”, ha puntualizado el alcalde de Logroño, Pablo Hermoso de Mendoza.

 

“Este proyecto de consolidación y restauración es el más complejo y el que más presupuesto tiene de la Concejalía de Patrimonio y Centro Histórico puesto que se engloba dentro de la política municipal de recuperación del patrimonio olvidado, donde  figuran proyectos ya en marcha como el yacimiento arqueológico de Valbuena, la Fase II del recinto amurallado de Monte Cantabria, la apertura del Calado de San Gregorio o la nueva exposición que acogerá el Espacio Lagares para acercar nuestra historia a la ciudadanía y a los turistas que nos visitan”, ha añadido Pablo Hermoso de Mendoza.

 

“Finalmente”, ha concluido el alcalde de Logroño, “Puente Mantible debe ser un punto de regeneración de todo el entorno más inmediato y por ello se estamos trabajando de manera conjunta con la Diputación de Álava. Una gestión dentro de la cual quisiera agradecer profundamente el trabajo del equipo de la Dirección General de Arquitectura, Regeneración Urbana y Vivienda del Ayuntamiento de Logroño”.

 

Consolidación de la pila y una nueva prueba subacuática

 

Aunque la reconstrucción del arco que colapsó el pasado invierno supone la principal modificación con respecto al proyecto inicial, el primer cambio reseñable son las diferentes actuaciones necesarias para consolidar la pila 2 del Puente Mantible, más perjudicada que antes del derrumbe.

 

Por ello, y para asegurarse del estado real de la base sumergida de la pila y de la oquedad descubierta en agosto de 2019, será necesario realizar una nueva prueba subacuática.

 

A continuación, se rellenará la cavidad con material hidrofugante para poder evacuar el agua usando métodos a presión, procedimiento también se llevará a cabo en las nuevas oquedades o fisuras que se puedan detectar.

 

Finalmente, para asegurar la base de la pila se reforzará la cimentación mediante cables tensores o barras de acero que hilvanen los estratos que hay bajo la pila y la anclen, lo que permitirá que la pila, las lajas de piedra, los estratos de arenas y los diferentes conglomerados permanezcan sujetos.

 

Reconstrucción de la bóveda

 

El proceso de restauración completo de la bóveda o arco se realizará en dos fases siguiendo el proceso de anastilosis, es decir, creando un puzle con la piedra original en una posición similar a la de la fábrica de su momento de construcción, nuevos elementos pétreos de naturaleza similar y morteros de unión hidrofugantes para facilitar su conservación.

 

En la primera fase se recuperarán  las piezas caídas, se sanearán, se limpiarán y, en caso necesario, se restaurarán aquellas estén en peor estado de conservación.

 

En la segunda fase se reconstruirá el arco sobre una cimbra con las piezas originales y las nuevas en aquellos lugares donde sea necesario. La construcción de la estructura en altura se llevará a cabo antes de las lluvias otoñales y cuando la pila 2 esté asegurada.

 

Una vez el arco quede levantado a su posición original, se procederá a su unión con los arranques que se mantienen en pie mediante el relleno en capas de los mampuestos y su cubrimiento con piezas de piedra.

 

Otras actuaciones

 

En cuanto a la conservación de los paramentos, se llevará a cabo una limpieza manual de la piedra y del mortero para retirar la suciedad, los elementos erosivos y la propia vegetación. Para ello se emplearán cepillos de cerdas naturales, agua atomizada, nebulizada o a presión en función del estado de la piedra, el rejuntado con mortero de cal o los propios sillares.

 

Los huecos y grietas detectados en la obra serán rellenados con compuestos hidrófugos o de cal, así como dotados de elementos tensores que propicien el encofrado de estos elementos. Dependiendo de la evolución de los trabajos, no se descarta el empleo de otras metodologías como el cosido o el grapado.

 

Finalmente, las juntas de la pila 2, el nuevo arco y el estribo de la margen derecha quedarán debidamente impermeabilizados mediante el uso de membranas de diferentes materiales o de materiales hidrofugantes.

 

 

Sin comentarios

Publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.